Los periodistas mártires de SANA que dieron sus vidas por la verdad

Continuar transmitiendo la verdad de nuestro país hasta el último rincón del mundo, más que un deber ético es un deber moral para con nuestros compañeros caídos en combate. Para ellos, todo nuestro reconocimiento.

Damasco, 23 jun (SANA)  La guerra terrorista impuesta a Siria desde hace de más de una década, no solo cuenta con su valiente Ejército militar. Muchos periodistas sirios defendieron y defienden su Patria con un medio mucho más potente que un arma belicista. A través de sus cámaras, muestran la realidad del pueblo sirio, desmontando así todas las patrañas bien orquestadas por los grandes medios de difusión occidentales.

Innumerables son los riesgos que tuvieron que enfrentar estos artífices de la palabra para poder difundir la verdad, incluso, muchos dieron sus vidas en el cumplimiento del deber. Los periodistas de la Agencia de Noticias Árabe Siria SANA, sean reporteros o fotógrafos, desempeñaron un rol clave en la cobertura de la guerra contra el terrorismo.

En la mañana del 11 de agosto de 2012, nuestra agencia perdió a uno de sus periodistas más honestos y patrióticos, Ali Abbas, jefe del Departamento de Noticias Nacionales, quien fue asesinado a tiros por un grupo terrorista. Colegas como Ali Ahmed, redactor y traductor del sitio de SANA en francés, y Muhammad Salman Nasr, perdieron sus vidas en 2017 mientras cumplían su deber patriótico en las líneas del frente contra los terroristas de Daesh en las provincias de Alepo y Raqa.

Asimismo, un ataque con proyectiles de morteros contra la sede principal de nuestra agencia en Damasco el 26 de marzo de 2013, causó el martirio de los trabajadores Samer Al-Masry, Khaled Al-Sida y Azzam Abbas, además de Mohamed Ibrahim, trabajador en la cafetería de SANA.

Los periodistas de SANA desde 2011, han sido víctimas de ataques y secuestros por los terroristas, tal como sucedió con el colega Riad Al-Masry, cuando el 12 de febrero de 2012, un grupo terrorista abrió fuego contra su automóvil mientras se dirigía al trabajo en un centro de SANA en Wadi Al-Rabeeh en Ghouta Oriental, al este de Damasco.

Continuar transmitiendo la verdad de nuestro país hasta el último rincón del mundo, más que un deber ético es un deber moral para con nuestros compañeros caídos en combate. Para ellos, todo nuestro reconocimiento.

ws/fm

Check Also

Zajárova: Occidente “usa y tira” a Ucrania

Moscú, 2 oct (SANA) La portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia, María Zajárova, reaccionó …